BLW

¿Por qué sin papillas?

happy-1196986_1920BLW, alimentación complementaria libre de papillas, guiada por el bebé o a demanda, se resume en una gran imagen: un bebé feliz, agarrando la comida por sí mismo, con sus manos, sin cucharas. Un bebé que disfruta de la comida.

¿Por qué lo elegí?

Con las papillas aprenden a tragar primero antes que a masticar y de ahí surgen muchos problemas posteriores: se ha comprobado que los niños no quieren comer porque no saben masticar y no saben masticar porque se les ha enseñado a comer papillas, purés y jugos. Los niños que aprenden a masticar primero, tienen más cuidado y no se tragan cosas pequeñas: se las meten a la boca, juegan con ellas pero al ver que no las pueden masticar, las botan. No necesitan dientes para masticar, para eso usan sus encías. Sigue leyendo “¿Por qué sin papillas?”

Anuncios
BLW

BLW. Aprendiendo a comer solo

avocado-1476493_1920Cuando era niña, la hora de comer podía ser una pesadilla. Me dolía masticar, no me gustaban las espinas del pescado, el pollo me olía fatal, a las verduras no les encontraba la gracia pero amaba los cebiches, los choclos, el puré de papas, la carne apanada, los cangrejos, el maduro y todas las frutas menos el melón y la toronja. Pasada la niñez, las verduras comenzaron a gustarme cada vez más. Con los años me convertí en vegetariana. Volví a comer carnes (de res, pollo y pescado) durante el embarazo. Puedo decir sin dudas que disfruto de la comida sana y nutritiva, que me encanta cocinar porque me resulta creativo, relajado… un acto de amor.

Para G., su papá y yo queríamos lo mismo: que la hora de comer sea un momento gozoso y no tortuoso. Creo que todos de nuestra niñez guardamos algún recuerdo de malos momentos en la mesa: la exigencia de comer lo que no nos gustaba, los llantos, las amenazas o las quejas recurrentes sobre lo poco o nada que comíamos. Para G. sabíamos lo que queríamos pero no teníamos idea cómo hacerlo. Sigue leyendo “BLW. Aprendiendo a comer solo”