Maternidad

Como las olas del mar

ocean-wave-1149174_1920

El inicio

Treinta semanas de embarazo. Varias personas nos habían hablado de La Primavera así que fuimos a conocerla. Subimos por un pasillo adornado por fotos de bebés y se me hizo un nudo en la garganta. ¿Y esta emoción? ¿Quieres nacer aquí?, le pregunté a la panza. El nudo casi se convierte en agua.

Recorrimos la clínica. Vimos las salas de parto y nos parecieron cálidas, un lindo lugar para nacer. Comprobamos que tendríamos un parto respetuoso, humano, sin uso de fármacos ni intervenciones innecesarias, que nadie nos alejaría ni un segundo de nuestro hijo recién nacido. Conocimos a Diego. Nos llenó de confianza y siempre respondió a nuestros miedos con positivismo. Desde entonces, nos vimos cada quince días y pronto, cada semana. Las citas médicas estaban rodeadas de alegría. Mi niño crecía y crecía. Completó su formación en la semana 36 y podía nacer en cualquier momento. Sigue leyendo “Como las olas del mar”

Anuncios