Maternidad

Con Montessori aprendí…

Foto tomada por mi hijo mientras yo meditaba.

 

En las últimas semanas, a propósito del inicio de los talleres en línea que dicto periódicamente, escribí una serie de cinco publicaciones que quiero compartir acá también: los aprendizajes que he tenido en la crianza, gracias al método Montessori. Lo haré en dos entregas. Sigue leyendo “Con Montessori aprendí…”

Anuncios
Maternidad

El viaje de la madre

Untitled design
Imagen tomada de Siri Prem.

Hace seis años no podía ser madre. Llevaba algún tiempo intentándolo, deseándolo, anhelándolo. Cuando me preguntaban por qué quería ser madre, mi respuesta era siempre la misma: es un proceso que quiero vivir, una responsabilidad que quiero tomar. Muchas cosas pasaron: exámenes que demostraban que no había ningún problema físico, una inseminación que no funcionó, una relación que naufragaba. Y, entonces, decidí ir un poco más allá: preguntarme por mis bloqueos y miedos, recuperar mi historia personal. Sigue leyendo “El viaje de la madre”

Maternidad

Respuesta emocional

mother-434355_1920

 

Los bebés lo perciben todo. Igual los niños. Y también nosotros, los adultos. A veces lo llamamos intuición, pero -en definitiva- se trata de una lectura al registro o a la respuesta que obtenemos del otro.  Nosotros partimos ya de muchas interpretaciones, lo cruzamos con nuestras experiencias y criterios. Pero a los niños, a los bebés, entender nuestras actitudes les puede causar dificultad y sufrimiento. Sigue leyendo “Respuesta emocional”

Maternidad, Montessori

¿Por qué no vemos televisión? (2)

 

old-tv-1149416_1920

 

El acceso restringido a las pantallas ha cambiado conforme mi hijo ha crecido. Hasta el año, por ejemplo, el contacto fue casi nulo. No había televisión ni videos, mi teléfono estaba siempre silenciado (hasta ahora) y fue la norma para quienes nos visitaban (aún ahora la mantienen; se acostumbraron). ¿Cuál era el contacto? El inevitable: sabía que le tomaba fotos o lo filmaba y le gustaba verse. Filmarlo fue una buena opción para que se dejara cortar las uñas, por ejemplo. Tengo cientos de videos que muestran esa rutina. Él se veía en la pantalla y jugaba conmigo a darme y quitarme los dedos de su mano. Sigue leyendo “¿Por qué no vemos televisión? (2)”

Maternidad, Montessori

¿Por qué no vemos televisión?

tv-1844964_1920

 

Cuando mi hijo llegó a casa, la televisión salió de ella. Ahora, casi cuatro años después, seguimos igual. Las razones son varias.

Al principio, durante los primeros días y meses, los bebés necesitan un ambiente tranquilo y apacible, reconocer el día y la noche, acostumbrarse amablemente a su nuevo entorno. Es tentador prender la televisión mientras duermen, pero los destellos de luz que emana la pantalla son demasiado fuertes para sus ojos y también pueden alterar su sueño. Sigue leyendo “¿Por qué no vemos televisión?”

Maternidad

No puedo aceptar ese trabajo

tribal-1323234_1920

 

Hace unas semanas, me escribió una querida amiga en un dilema. Había dicho no al trabajo de sus sueños: justo el área en la que se especializó, en temas que la apasionan y con un salario acorde a la responsabilidad que iba a asumir. Pero dijo que no. ¿Por qué? “Mis hijas aún me necesitan”, me dijo. Estaba triste, cuestionándose si había o no tomado la decisión correcta. O, al menos, la que la hiciera más feliz. Le encanta su trabajo tanto como disfruta de criar a sus niñas. Sigue leyendo “No puedo aceptar ese trabajo”

Maternidad, Montessori

Lo hago por mis hijos…

baby-1271742_1920

Es muy común que justifiquemos nuestras decisiones y elecciones en nuestros hijos. Lo hago por ellos, decimos. Hacerlo por los hijos parece una suerte de disculpa que nos protege de cualquier falla o dedo acusador. Pero, ¿es verdad? ¿Son los hijos el motor de nuestra vida? En realidad, no, no lo creo. Es una frase hecha que la hemos repetido generación tras generación. Sigue leyendo “Lo hago por mis hijos…”

Filosofía Montessori, Lactancia, Maternidad

Adiós a la lactancia

Untitled design

 

Tres años siete meses. Más de mil doscientos días. Solo ahora, que comienzo a escribir, siento una mezcla de nostalgia y tristeza. Siempre pensé que lloraría, pero lo hago solo al releer estas líneas. Se atropellan los recuerdos. No puedo dejar de mirar todo lo que la lactancia hizo en nuestras vidas: los cambios, desafíos y rutinas. Las horas de desvelo se mezclan con las de siesta y descanso. Las dificultades del inicio se juntan a la alegría de las cuatro mastitis superadas. Yo amé la lactancia tanto como, ahora, disfruto de su despedida. Sigue leyendo “Adiós a la lactancia”

Maternidad

Sin culpas

IMG_2369
Esta imagen resume mis días: G. pinta mientras yo escribo. Al fondo queda el plato de fruta que pidió en el intermedio, y el protector solar que le puse cuando decidió salir a regar las plantas. Esas interrupciones fueron el fuego en el que se coció este relato.

Mi hermana llegó de visita. Hace tres años que no la veía sin que medie la virtualidad. De su visita me queda la alegría de su conexión con mi hijo. La distancia geográfica no nos separa cuando dejamos que el otro exista en nosotros. Agradecí su preocupación por saber lo que a él le gusta: antes de llegar, vio todas las películas de Cars para estar a tono con sus intereses y conversaciones, escuchó sus canciones favoritas, y se puso al día con las historias que le gusta leer. Él se sintió cómodo y seguro inmediatamente. Ella pasó sus días al ritmo que impone un pequeño de tres años: sus urgencias, sus gustos, sus pedidos, sus tiempos. Sigue leyendo “Sin culpas”

Maternidad

Los regalos

Las fiestas dejaron algunos aprendizajes y reflexiones. El ambiente escolar, los días de dar y recibir, hicieron que mi pequeño identificara mejor el concepto regalo. De alguna manera, los niños reciben, todo el tiempo, presentes: la comida, la nueva ropa, algún libro, pinturas que se acaban, material didáctico. G. en su último cumpleaños aún no entendía bien el porqué le daban cosas envueltas en papel y con un moño encima. Esta Navidad ya disfrutó del misterio del regalo, de la ilusión de saber qué había adentro. Pero le llevó tiempo comprender que no podía llevarse ni abrir los regalos que formaban parte de la decoración navideña de los almacenes. Para él, si estaban ahí, si eran regalos, entonces había que tomarlos. Si no eran de nadie, entonces qué hacían ahí, fue su gran cuestionamiento. Al final se resignó a comprender que eran cajas vacías, adornos que fingían ser regalos. Sigue leyendo “Los regalos”